Empresa Charta Internacional

empresa charta abogados

Nuestro despacho

Nuestro despacho comienza su andadura en el año 1990 por la voluntad de dos abogados emprendedores, pertenecientes en aquel momento a la AJE (Asociación de Jóvenes Emprendedores).

Por aquel entonces, apenas unos años antes, España acababa de ingresar en la Comunidad Económica Europea y así, uno de los dos abogados fundadores, el mejor abogado de Madrid, fue llamado con el fin de integrar lo que sería la Primera Promoción de Master en Derecho Comunitario de la Universidad Complutense de Madrid.

El nombre de nuestro despacho, “Charta”, proviene del Derecho Romano y hace referencia a la hoja de papiro en la que quedaban escritas las leyes y los documentos legislativos que debían regir la vida en la época del Imperio Romano.

Características

1. Asesoramiento Integral:

En esta empresa de abogados en Madrid nos enorgullecemos de ofrecer un asesoramiento integral. Desde que abrimos las puertas de nuestro bufete siempre hemos pensado que cualquier asunto jurídico puede llegar a tener múltiples desviaciones que afecten a diversos temas jurídicos y económicos. En consecuencia, con el fin de llevar cada caso por el camino que más beneficie a nuestros clientes y evitar la aparición de complicaciones, todos los casos con los que cualquiera de nuestros clientes acuda a nosotros son en primer lugar testados por diversos abogados especializados en diferentes áreas del Derecho y visto de manera local para poder desgranar las distintas capas que tienen los problemas y también las personas implicadas.

2. Rapidez:

La segunda característica de nuestro despacho viene dada por las respuestas rápidas y eficaces que proporcionamos siempre a los problemas planteados, tanto a nivel negociador como judicial.

3. Sentido Común:

La tercera y más importante es el “sentido común”, característica que impera en nuestro equipo y que hace que tratemos siempre de ofrecer un servicio de asesoramiento legal preventivo para evitar la aparición de problemas. O, en el caso de que el problema ya haya aparecido, actuar con la mayor rapidez para que no se enquiste en la vida y la organización de nuestros clientes. Todo ello a través de un trato flexibilizado y de conjunto.

3. Dinamismo:

La cuarta característica es el dinamismo y la pasión de un despacho próspero y comprometido, que ve los problemas con una perspectiva acorde con su experiencia y que puede organizar la vida familiar o empresarial de sus clientes bajo una sola y exterior dirección jurídica.